amarillos como el alcaraván

A raíz de un proyecto sobre la recepción de la mentalidad española en Colombia (concretamente la mentalidad adjetivadora de Ortega y Gasset) que está llevando a cabo el grupo de investigación al que pertenezco, le hablé al director del grupo de Ferlosio y de sus críticas al Filósofo I de España y V de Alemania. Él, animado por mi entusiasmo, le pidió a un hijo que tiene en España que, cuando viajara de vuelta acá, le trajera algún libro de Ferlosio. El chico, que creo que bordea la treintena, fue a una librería madrileña y pidió un Ferlosio, lo que provocó la siguiente pregunta del librero: ¿y qué hace alguien tan joven leyendo estas cosas?, a lo que él, para aplacar la inquietud del miembro de tan insigne gremio, respondió: “No es para mí, es para mi padre”.

¿Pues no leímos Alfanhuí cuando teníamos entre 8 y 10 años en aquellas maravillosidades que eran los libros de lectura Senda?

senda libro de lecturas

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s